María MOREAU nace el 9 de mayo de 1788, en vísperas de la Revolución Francesa. Su padre es tejedor y su madre granjera. Ya en el año 1789, aumenta la instabilidad. La pequeña María crece en un ambiente de guerra y de persecución. La llegada al poder de Bonaparte apacigua poco a poco: Concordato (1801), amnistía en Vendée…

1801-1825: La Revolución ha dejado huellas considerables en el país. La pobreza, la falta de instrucción y la miseria debilitan a la sociedad. Madame Madeleine, una monja expulsada de su convento, reúne a las niñas para la escuela y el catecismo. Entre ellas: María MOREAU. Un día, Madame Madeleine se muestra a María vestida de su hábito. Al verla así vestida, la niña experimentó una gran alegría. Un relámpago… «llegar a ser religiosa»!

En 1809, María tiene 21 años. Es formadora al lado de la señorita MARCHAND, en La Pommeraye. Siente que allí la espera Dios. Los domingos por la tarde, reúne « personas jóvenes» para momentos de descanso, de oración y conversación sobre la vida religiosa: se prepara el porvenir.

1813: En el espíritu de María MOREAU, una imagen: ella misma se ve en una muchedumbre de religiosas. La aventura comienza: rezos en común, clase, visitas a los enfermos, trabajos varios para ganarse la vida. Es el comienzo de una pequeña asociación de religiosas.

1816: Un acontecimiento providencial: durante su visita pastoral en La Pommeraye, llevan al obispo de Angers a la escuela de María MOREAU. A estas jóvenes, les da un reglamento de vida inspirado en la Regla de la Tercera Orden seglar del Carmelo. En esto, María reconoce la obra de Dios…

En 1823, el Abate GRIMAULT, párroco de La Pommeraye, dirige la pequeña asociación de María hacia la Tercera Orden del Monte Carmelo y le aconseja a María que se comprometa con votos.

Sor María adquiere un terreno adonde acompaña a las pequeñas alumnas y con ellas reza a la Virgen y a San José.

En todo ve la mano escondida de Dios y llama a su casa La Providencia.

El año 1825 es un año de obras. El 19 de marzo, en el día de San José, se asienta y se bendice la primera piedra de la construcción por el Abate GRIMAULT.

También se edifica el edificio espiritual. El 28 de septiembre de 1825, María MOREAU pronuncia sus primeros votos en presencia de Madame Ana Teresa RICHON, superiora de la Tercera Orden del Monte Carmelo y de cuatro hermanas terciarias. Cinco de sus compañeras reciben el hábito y comienzan el noviciado. María MOREAU se vuelve sor María José. Sus hermanas la reconocen como superiora general en 1831 y será reelegida cada tres años hasta en 1843.

El año 1825 será considerado como la fecha de fundación de la Congregación.

María MOREAU muere en La Pommeraye el 13 de diciembre de1864.

La Congregación está presente ya en varios departamentos. Cuando muere sor María José, cuenta con 80 hermanas repartidas en 18 comunidades.